Hora de aparcar los egos y de comunicarnos más

Comunicación, contacto, empatía, de eso se trata todo o por lo menos es lo que nos ayuda a establecer relaciones de confianza, más adelante se van agregando elementos como la honestidad, sinceridad, lealtad, compromiso, entre otros, para fortalecer el vínculo.

El ser humano, como ser social, requiere de múltiples factores para alcanzar la plenitud y la tranquilidad para enfrentar los embates del día a día, igualmente necesarios para mantener el sano equilibrio en nuestras vidas, sin ellos el ser humano tendría una vida plana, carente de retos, oportunidades, lucha o sacrificio.

Desde el mundo primitivo la comunicación jugo un papel determinante en el desarrollo de lo que hoy conocemos como sociedad, en el libro Historia de la Comunicación (Raymond Williams, el autor repasa la evolución del hombre social, narra como logró dominar los símbolos, las formas y los códigos hasta reorganizar de la sociedad y las instituciones alrededor de la comunicación como elemento aglutinante.

Las fuerzas que gastan en la construcción de argumentos para rebatir ataques, se deben destinar a desarrollar planes de acción para enfrentar los días que vienen.

Si la comunicación es la base de la construcción del tejido social, ¿en qué momento se produjo esa desconexión?, hoy, cuando las circunstancias nos retan a estar unidos y a pensar colectivamente en soluciones que apalanquen el resurgir de la ciudad, desde lo social y lo económico, nos encontramos en medio de debates que en el fondo están alimentando los egos de pocos.

El presente invita a hacer un pare, donde se pueda pensar con claridad sobre el futuro, sin desconocer el pasado. Las fuerzas que gastan en la construcción de argumentos para rebatir ataques se deben destinar a desarrollar planes de acción para enfrentar los días que vienen.

Muchos aseguran que a falta de comunicación nos regresa al mundo primitivo, sin embargo, esa civilización cimentó su crecimiento desde la comunicación no verbal y lograron construir sociedad y cultura, nosotros hoy, tenemos todo lo necesario y más para crecer, pero no lo aprovechamos como debemos.

Hay que reconciliar las posiciones, dejar en zona de aparcamiento los egos y juicios de valor, identifiquemos los puntos de encuentro para que desde ahí seamos capaces de generar sinergias de integración social.

Necesitamos confiar en el otro, pero para confiar, necesitamos comunicarnos ¿Lo estamos haciendo?

4 vistas

©2020 por Tercera Página. Creada con Wix.com